Les paroles de Olé ! Las palabras del jota

 

Pour écouter la version mid, cliquez ici

Pour entendre le morceau orchestral, cliquez ici

Como se dijo la letra de la Jota es obra de Manuel Fernández Ruano (Córdoba 1833-1888), escritor fundamentalmente de odas religiosas pues, como autor dramático no llegó a figurar, aunque sus obras no sean despreciables ("El Espectro Juez", drama en un acto; "Las Apariencias Engañan", zarzuela en un acto y en verso; "Bufón y Alquimista", zarzuela en tres actos).

Nous avons vu que que le texte de la Jota est de Manuel Fernand Ruano (Cordoue 1833-1888), un écrivain spécialisé dans les Odes religieuses. Cet écrivain n'a pas réussi à percer comme auteur dramatique, bien que ses oeuvres soient à considérer: ("Le Spectre le Juge", un drame en un acte; "Les Apparences Trompent", une zarzuela en un acte et un poèmeen vers; le "Bouffon et un Alchimiste", une zarzuela en trois actes).


(Intro)

A una niña un estudiante
Le declara su amor,
Y ella riendo le decía
Que perdonara por Dios.

Que los estudiantes
aunque remendados
son finos amantes
desinteresados;

Y por el tesoro
que se encierra en mí,
¡Ay! ¡Olé! Darían
todo un Potosí.

No hay gente más galante
Que la gente estudiantil,
Dispuestos a sacrificarse
Por las niñas del país.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Cuando tus ojitos miran
A la Estudiantina,
Escuela y libros se olvidan:
Sólo se acuerdan de ti.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Las mujeres de esta tierra
Valen un gran Potosí;
Que si mandan para cuerdas,
Luego volveremos, sí.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Su existencia, su fortuna,
Su sonado porvenir,
Sus tesoros ilusorios...
Todo, niña, es para ti.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Se fijan asaz contentos
En tu gracia y en tu sal,
Y en ver si de algún bolsillo
Se les manda algún real.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

No es la plata quien nos mueve,
Somos ricos a cual más:
Nos mueven sólo los ojos
De una hechicera beldad.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Si una lánguida mirada
Echa el alma con su luz,
¡Virgen Santa, qué tronada
queda la gente! ¡Jesús!.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Nuestras flautas desentonan,
Guitarras pierden el son,
Nuestras voces desfallecen
Y se aloca el corazón.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Bella niña, cuyos ojos
Dan envidia al mismo sol,
De coral tus tersos labios;
Tus mejillas, de arrebol.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Oye, hermosa, los cantares
Que elevamos hasta ti,
Que son ecos naturales
De los hijos del país.

 

 

 

 

 

 

 

 

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

La viudita que llorase,
Recuerde su soledad.
Que no llore, en nosotros
Está la felicidad

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Pondrá fin a su tormento
Con placer y con primor,
El cotidiano alimento
Que da el estudiante: amor.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Si es doncella la que sufre,
¿Para qué quiere sufrir,
Si escogiendo a un estudiante
Asegura el porvenir?

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Su sotana, su manteo,
Su tricornio, todo en fin,
Todo cuanto posea
Lo dará a su serafín.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Si es una vieja quien sienta
Delicias en su corazón,
Que no cuente con nosotros,
¡Que nos libre San Antón!.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Que registre sus bolsillos
Si los puede aligerar;
Y nos dé un duro si gusta,
Que siga nuestro cantar.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

No se van cual se va el humo
Nuestras protestas de amor;
No son, niñas, nuestras voces
Las quejas de un trovador.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Son quejas lastimeras
Que bucólica engendró,
Son los ecos plañideros
Que el estómago dictó.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...

Así pues, sed generosas
Con los que cantando están,
Y ellos siempre agradecidos
Jamás os olvidarán.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...


(Bis)

 

Eduardo Lucena (1849)


 

 

La première édition de Zozaya


Estudiantina Fígaro 1880 créée à Madrid par le compositeur Granados


Estudiantina Medicina

Tanto la "Estudiantina Española" como la "Fígaro" cantaron una versión reducidísima de la pieza, formada por dos estrofas tomadas de coplas populares, modificando, por demás, algo el estribillo:


(Intro)

Aunque rotos remendados
sin más luz que la del sol,
no te pedimos dinero
te pedimos, niña amor.

Que los estudiantes
aunque remendados
son lindos amantes
desinteresados;
Y por el tesoro
que se encierra en ti, ¡Olé!
Diéramos más oro
que da el Potosí.

(Música)

Un estudiante en Valencia
se puso a pintar el sol,
y del hambre que tenía
pintó un pan de munición.

Que los estudiantes...
Y por el tesoro...


La partitura editada por la Unión Musical Española en 1879, tiene la siguiente letra que, a más de repetir los primeros cuatro versos y cambiar alguna palabra, amplía el estribillo:


Aunque rotos remendados
sin más luz que la del Sol,
no te pedimos dinero
te pedimos niña amor (Bis)

Que los estudiantes
aunque remendados
son lindos amantes
desinteresados
y por el tesoro
que se encierra en ti ¡Olé!
diera todo el oro
que da el Potosí.

A la jota jota yo no quiero libros
que estudiar me gusta sólo en tu palmito

Retour à la page d'accueil